Se apaga la colilla en la pantalla

screen¿Por qué se recurre al cigarrillo en la actuación? para crear un vínculo empático, que tras determinada cantidad de exposición, se convierte en Fama.

Cuando uno creía que todos los actores fumaban en pantalla debido a una estrategia de placement (publicidad actuada), o de un arreglo de las tabacaleras con la industria del cine, de intereses involucrados o simplemente de un señor que tiene acciones aquí, pero también allá… y se entera uno que en ocasiones se justifica como una exigencia del personaje o indicación del director significa que el impacto de tal decisión no se ha considerado bien.

Es difícil explicarse cómo artistas que gozan del cariño del público han consentizado un hábito tan pernisivo para la salud y que causa sendas divisas a las tabacaleras, a las farmacéuticas y a los medios. Cada vez que “Don Drapper” (personaje de Mad Men) da una profunda calada a su cigarrillo en alguna escena angustiante, los neurotransmisores del cerebro del espectador enviarán señales y liberarán endorfinas. Y permítame contarle que yo dejé de fumar hace años, pero aún siento el subidón cuando veo alguna escena que derroche carácter fotográfico en una nube de humo, y detone tanto mis viejas sinapsis, causándome una momentánea y ligera taquicardia, comprobando que las imágenes tienen un poder fisiológico sobre el espectador.

Lo que no está pensando el actor que justifique fumar en pantalla como recurso del personaje, es que no se trata solamente de que el público determine si un personaje será modelo de conducta o no. El peligro está en el condicionamiento. La gente sabe que no existen solamente buenos y malos, y tanto malos como buenos fuman, fuma la machi, fuma la vidente, fuma el shamán…

La comunión con el humo está tan arraigada como la espiritualidad y la conciencia misma, pero dista mucho del ejemplo cotidiano del uso del cigarrillo en un medio tan impregnante como la TV. Lo que sale en la TV vende, y necesitamos artistas responsables que se comprometan con un mensaje ejemplificador, que actúen como si los estuvieran viendo sus hijos pequeños en cada momento: si no es apto para un menor o un pequeño no debe ser seguro para mentes ampliamente permeadas por la publicidad y la propaganda.

¿Por qué recurren al cigarrillo en la actuación?

Crean un vínculo empático, que sumando cierta exposición, se traduce en fama. Por ejemplo, los actores comen en pantalla y al mismo tiermpo usted en el cine, también come y se produce un vínculo entre el personaje, usted, su estómago y la pantalla, creando una experiencia de inmersión más vivencial; usted disfrutará más esa película, y el actor, macdonals, pepsi, o malboro recibirán su parte en esta repartición de sus afectos , un ejemplo de esto es el amor a la comida de Brad Pitt (ver cualquiera de las versiones de eleven’s). La imágen envía un estímulo neuronal a su sistema límbico, eso, sumado a la satisfacción del azúcar de sus palomitas de maiz y las altas dosis de alta glucosa de maiz de su gaseosa, envían señales de vuelta, que son acompañadas con más dosis de endorfina, creando conexiones neuronales nuevas, y de paso asociando la imagen de Brad Pitt con todo ese flujo químico-neuronal y sensaciones de placer.

El actor que fuma usa el mismo truco, empatizar con usted, crear una sinapsis a un nivel aún más profundo que el cerebro primitivo, empatizando a nivel del hábito, y la sutil taquicardia, la baja de presión y contracción de los tejidos es retransmitida en su cerebro, creando un nivel de empatía multisistémico y químico, …mágico no?. No, es dañino, porque crea y reactiva sinapsis que cuesta mucho interrumpir, y estas sinapsis estan asociadas al consumo de 54 sustancias cancerígenas, incluyendo venenos y metales pesados. Es decir por mucho que sea un método para hacer adeptos fácilmente y conseguir preferencia de espectadores o consumidores según sea el caso, debemos ser más responsables de los estímulos que manejamos (o manejan los actores) y los que trabajamos “vendiendo” o ayudando a vender.